Para llegar a buen puerto es necesario saber cuáles son las pautas a seguir. Hay cosas que no tienen vuelta de hoja y si queréis que un proyecto tenga éxito hay unos puntos mínimos incuestionables que se necesitan cumplir.
Hemos recopilado de manera esquemática y breve cuáles son para nosotros claves de éxito y fracaso en la gestión de un proyecto. ¡Allá van! Tomad nota.

Claves para un proyecto de éxito

  • Objetivos: Tenerlos bien definidos, que puedan ser medibles y estén en constante monitorización.
  • Roles y responsabilidad: Bien definidos en cada individuo y puesto. Potenciar y exprimir las habilidades de los integrantes del equipo según sus preferencias para que puedan desempeñar un buen trabajo.
  • Comunicación: No solo entre el equipo de trabajo sino con el cliente al que se enfoca el proyecto. Tener feedback corto y constante para reafirmar o reformular los objetivos planteados.
  • Toma de decisiones: Participación de todos los miembros del equipo. Deben estar basados en datos y no en creencias. Alineados con los objetivos planteados y prioridades.
  • Participación: Entre todos las personas del equipo involucradas. Dar voz y voto a todas los integrantes del equipo.
  • Diversidad: Referente a Genero Sexo, edades, especialidad, formación, gustos.
  • Gestión de conflictos: Se evitan los conflictos y se crea una atmósfera positiva alejando los problemas que pasan del ámbito personal al laboral y viceversa.
  • Relaciones cooperativas: Todos apoyan en el proyecto y todos creen en el proyecto con el que se sienten identificados.
  • Liderazgo participativo: Gestionar adecuadamente la participación y basando la toma de decisiones en una voz común desde varios enfoques.

 Claves para un proyecto fracaso

  • Preparación: Deficiente, pésima programación o nula planificación.
  • Documentación y seguimiento: Inadecuados, ni tiempo ni en forma.
  • Fracaso en la definición de parámetros y en la medición de los mismos: Si no hay parámetros que se puedan medir pueden haber infinidad de cambios y decisiones basados en datos subjetivos.
  • Gestores de proyectos inexpertos: No se aplica la metodología necesaria para administrar un proyecto.
  • Desalineación cultural o ética: Una parte del equipo está persiguiendo unos objetivos y la otra parte tiene objetivos diferentes, nunca llegan a un fin común ni un bien para todos.
  • Estimaciones de costes inexactos: Estimación de presupuesto insuficiente, márgenes mal calculados.
  • Poca comunicación entre interesados y miembros del equipo: Crea dudas entre que es lo que se va a hacer y como se debe de hacer.
  • Prioridades competitivas: Cada miembro del equipo no puede tener prioridades diferentes al resto.
  • No tomar en cuenta las señales de advertencia de fracaso: Exceder el presupuesto, muchos cambios en poco tiempo, desconexión entre el patrocinador, interesado y equipo.
  • Mal liderazgo: No saber gestionar un equipo.

¿Estáis de acuerdo con nosotros? Deja tu opinión de cuáles sería interesante añadir según tu experiencia, nos encantaría recopilarla y estudiarla.

¡No te pierdas las próximas publicaciones del blog y suscríbete! Seguro que hablamos de algo de marketing…😉

¿Qué te ha parecido?
Puntuación: 5 - Votos: 6
×